Que no se diga tu nombre

Que no se diga tu nombre

Ahora estoy casi enganchada a tí, a regresar a romper esquemas, a quemar promesas, a endiosarte y nada más asi puedo vivir.

De repente, se fue la ciudad, se  fue la selva, llego la sierra…un hombre mi tipo, de la sierra andina, bello, claro, profundo, sensible, intenso, intenso….

Mi química se diluye en la cuanticidad de sus suspiros, sé que iremos al abismo, sé que lo dejaré de ver, sé que su trato es mi debilidad, vine a sentir, a vivir, no quisiera lastimar a nadie, sin embargo a veces, con mi sola presencia lo hago, ya que más me da? Ya perdí la cuenta de cuanto llevo sin dormir, de a cuantos hombres taché, de cuantas  veces he querido traerlo con el pensamiento hacia mis brazos. Los entiendo tanto. Y me desatiendo tanto…y me desentiendo tanto, también, me olvido de mi seguridad, de mi objetivo,  deshecho las clases de moral baratas, avisos sensatos, mi corazón necio, mi adicción al  reconocimiento…mi suspiro limeño de Villa Rica, admirador de mi Pancho Villa, de mi revolución, mi corazón esta hecho añicos en Napanga. Y me muero de  sueño y mañana me voy a Chile.

 

13 junio 2012 Miraflores, Lima, Perú.

Alicia Alvarez

Anuncios
Published in: on 24 julio 2011 at 1:37 am  Dejar un comentario  

Preludio mítico de mi “adiós”

 

Preludio mítico de mi “adiós”


Te están tocando la puerta y gritando tu nombre, -despierta-…4 de la tarde….

Le estamos robando horas a la noche, ( una de las cosas más bellas que me has dicho desde que te conozco )  me dijiste cuando quería que durmieras para levantarte mañana…. tu mirada cristalina detiene las olas del mar, mientras tus besos llenan de sueños de marea mi boca y el olor a alcohol de tu cuerpo  y tus palabras “a las que no hay que tomar en serio…”, me impregnan de esa necesidad loca de no despegarme de tí….tu dejarte guiar hasta mi guarida, el confiar en que estás protegido y bien, el dejarte hablar todo lo que quieras, el saber que llegas como náufrago a mis brazos para decirme que te da miedo, que no entiendes,  que no sabes que hacer y te refugias en mis palabras que te abrazan el corazón para contener tu tristeza escondida, tus ganas de gritar, tu  querer amar y no poder, vérmelas de  frente con tu saboteador, dominarlo y sentir en la palma de mis manos tu piel abierta a mí…

Es la segunda vez que me dices que mi presencia en  tu vida y que  yo te quiera, es un gran regalo del  universo. ¿Sabes lo que siento cuando me dices esas cosas? ¿Sentirás lo mismo cuando lees o escuchas mis palabras? las tuyas son menos, pero más fuertes, más intensas…no sé, pero te quiero, por loco, por experimentar, por vivir, por estar contigo… por todo, porque quiero, porque  sí, al fin todo esta escrito, ¿ya qué?

Alicia Alvarez

20 de julio 2012

Published in: on 24 julio 2011 at 12:42 am  Dejar un comentario